domingo, 10 de enero de 2010

Abobaliconado


A las 8 la gente inmersa en sus MP3 y libros no suele sonreir, menos si fuera nieva y hace frío, y yo no iba a ser menos. Pero me crucé con un ángel, y no pude más que sonreir atolondradamente como tributo a su hermoso perfil. Ella lo vio y me devolvió la sonrisa. Hoy el trabajo lo afrontaré de otro modo un poco más optimista.

6 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Hay días en que no amanece. Otros días, dos veces.
Mañana, lunes gélido, necesitaremos una de esas sonrisas para mantener la fe en el universo.

Pitufa dijo...

:)

Ahí teneis una gran sonrisa
Feliz lunes!

Vecu dijo...

Curraste el domingo?? Eres como los curas, xD.

lasa dijo...

Esto aun no me ha sucedido, o al menos no con una jovencita... las abuelas si me sonrien al cederlas el sitio y bueno, algo es algo :-D

Pitufa dijo...

oye que pasa, volver no??? o aun estais (los dos) abobaliconados???
cachisssss
:)
(ala, otra sonrisa para vosotros)

Vecu dijo...

Hola Pitufa. Perdona que no te hayamos podido sacar unos pistachos o unos anacardos, es que nos has pillado fuera, tienes razón hace tiempo que no venimos por aquí; pero sabes que siempre eres bien recibida en nuestro pequeño espacio de inestabilidad emocional :). La próxima vez que te pases a hacernos una visitilla sírvete tú misma, abre la despensa a ver qué queda, pero mira la fecha de caducidad no te vayas a poner mala por nuestra culpa.

Otra sonrisa patí :)))) (mira, van cuatro en una)