lunes, 7 de marzo de 2011

Conociendola


Te despiertas pronto, sales al portal y partes bien acompañado al Rastro. Metro, punkis, Les Varietes (si no recuerdo mal) acordeón y de más instrumentos en ristre, plantas, grinders, y llaveros. La Latina y vuelta al Rastro. Comida en Pirámides y fábrica de Mahou en ruinas. Casa, siesta, peli y vuelta a la calle con uno de más (moro-oso y oso-poso cuidan la guarida). Atocha, Observatorio astronómico, el Prado visto por el culo. Balcones, fachadas, esquinas y calles descubiertas con intención de descubrirlas. Y llegar a Cibeles. Banco de España, Palacio de Correos, Bellas Artes... bellas todas en esta ciudad. Gran vía, a cenar y Paseo del Prado pá casa, que el Prado había que verle de cara.

<= Con música again

2 comentarios:

El mounstruo que se exconde en todas partes dijo...

Y cuando vuelves a casa con ampollas en las ampollas, seguro :D

Lasa dijo...

pero merece la pena el camino... que aunque no te lleve a ningún lado pues regresas donde partiste te percatas que en lo que ya conocías sigue habiendo cosas por descubrir.

Ale, ahí dejo eso!!