miércoles, 28 de octubre de 2009

Solas

Acercose a su bebé con la tierna mirada natural de una madre. Le besó en la frente y las lágrimas saltaron de sus ojos cuando pensó cómo, aun sin que le entendiese, tendría que contarle que su padre estaba con otra y jamás iba a volver.


2 comentarios:

Pitufa dijo...

mejor solas que mal acompañadas ;)

lasa dijo...

Supongo que si, pero que triste es que la gente encuentre a una buena pareja aparentemente y que de pronto todo acabe. Se debe hacer duro... aunque ciertamente a la larga puede ser un gran alivio :-D