martes, 11 de abril de 2017

Solo I.

Dejó la pluma y el manuscrito sobre la mesa. Nadie le echó de menos.

1 comentario:

Ziortza Moya Milo dijo...

Escueto y elocuente. A veces no se necesita más.