miércoles, 4 de enero de 2017

Pasaje apócrifo de la Báibel.

Estaba Yisus Craist jugando al juego de la galleta con los doce apóstolaist. Ahí, zurrándose el cirio todos en fraternidad competitiva. Total, que Yudas Priest, no se centraba y veía cómo iban terminando los demás. Cada vez quedaban menos por terminar. Era una cuenta atrás muy jodida. Seis. Cinco. "Jodeeeer, jodeeeer, que me quedo el último", pensaba para sus adentros el pobre de Yudas. Ya sólo quedaban San Píter y él. "Vengaaaa, no me jodas, vamos pequeña", Yudas sufría. Y al final pasó lo inevitable, Píter terminó. "¡No me jodas!", exclamó el infortunado de Yudas, "me cago en la Santa Báibel". "¡Chsss!", chistó San Yon amenazante, "un respeto que ese librito no se escribe solo", dijo un tanto vanidoso. Total, que dijo Yisus: "Venga Yudas, acaba con eso y vamos a cenar", y todos se carcajearon muy mucho del pobre de Yudas. Mientras los veía irse hacia la mesa, que esa era otra, por llegar el último le iba a tocar el peor sitio, al lado del aburrido de Saimon, miraba hacia Yisus con el entrecejo fruncido y los ojos parcialmente cerrados con cierto rencor y pensaba: "Sí, rite. Rite ahora que puedes, que te vas a cagar...".

No hay comentarios: