martes, 30 de agosto de 2016

Espero que.

Espero que cuando Satán me haga la llamada perdida para que vaya bajando, me avise con antelación.
Que antes de que Dios saque pifia en sus tiradas y termine mi partida, me consiga algunos logros.
Que cuando el médico me diga por qué me encontraba mal, esté solo.
Que cuando me toque no despertar de la siesta, haya tenido hambre ese día.
Espero que cuando se rompan las cuerdas de la guitarra me haya dado tiempo a sonar suficiente.
Que cuando llegue al malo final no me quede más que un golpe de vida.
Espero que la última calada esté lo más cerca posible del filtro.
Espero que cuando llegue al final del libro no haya epílogo.
Que cuando se me hayan acabado los calzoncillos limpios no quede detergente.
Espero que antes de que se me caiga la última hoja, me hayas estado regando.
Espero que antes de que mi pulso sea perfecto haya podido leer un último libro contigo en la cama.
Espero que antes de que la guadaña me siegue haya podido sembrar contigo.
Espero que antes de morir haya podido volver a disfrutarte.

No hay comentarios: