lunes, 13 de junio de 2016

Fiambrera.

Evocó en su cabeza todo cuanto se había esforzado por memorizar las veces que la había tenido al alcance de una respiración. Incluso evocó la primera palabra que recordaba de sus conversaciones por Whatsapp. Había habido más palabras antes, pero esa era la que él recordaba como la primera que le marcó. Recibió el mensaje de repente, estando en su casa pensando en ella como algo inalcanzable, sin esperárselo. Evocó su silueta recortada contra la penumbra de la habitación. Los gestos espontáneos de su cara. Los pellizcos con sus labios en sus mullidos pómulos. La perfección de sus curvas, ni muy cerradas ni muy abiertas. Evocó los abrazos en los que su tensión superficial se rompía uniéndolos como si fuesen un único cuerpo. La evocó tanto como pudo y  tanto tiempo como podía. Fiambrera.

No hay comentarios: