domingo, 8 de mayo de 2016

No hay más.

Me gusta leer contigo en mi habitación. Me gusta la silueta oscura de tus piernas entreabiertas para que pueda alcanzarte. Me gusta tu voz cuando me haces burla. Quiero que tu lengua haga eco en mi boca. Que tu saliva deje de ser tuya y sea mía. Me gusta cómo te mueves encima de mí. Cómo te cubres por vergüenza y cómo te descubres por atrevimiento. Me gusta que me digas que quieres volver a ver los libros de mi estantería. Quiero que tus pupilas no me digan adiós. Que las comisuras de tus ojos no dejen de sonreírme. Pero qué más da lo que me guste o quiera. Ya está terminado. Ya no hay más.

No hay comentarios: