domingo, 6 de marzo de 2016

Cómo te sientes IV.

Como una colilla aplastada contra el cenicero.
Como el retorcido humo exhalado.
Como una llave que no abre.
Como un pan mojado.
Como la página suelta de un libro.
Como el exoesqueleto de un cangrejo.
Como el toldo de un kiosko abandonado.
Como la bolsa usada del té.
Como un ojo miope sin gafas.
Como una reducción al absurdo.
Muy mal.

No hay comentarios: