domingo, 7 de febrero de 2016

Tú.

Y qué más te puedo decir. No hay más. Cuando te beso la comisura de la boca te lo digo todo. Cuando mi mano te roza la curvatura de tu culo. Cuando mis mejillas absorben el baile de tus pestañas. No puedo decir más. Si me preguntan sobre ti no puedo hablar. Qué se puede decir. Qué resumen se puede hacer sin dejarse nada. Que es porque "estoy enamorado", quién sabe. Si lo estoy, espero estarlo y que sea de verdad. No puedo decirte nada en voz alta. Nada que mis labios mudos no hayan pensado. Nada que mis manos no hayan querido tocar. No puedo decirte nada que todo yo no te haya demostrado.

No hay comentarios: