sábado, 6 de febrero de 2016

Toda tú.

Todo. Te giras y es perfecto. Miras de lado y es perfecto. Miras de frente y es perfecto. Miras y es perfecto. Sonríes y es perfecto. Te ríes y es perfecto. Hablas y es perfecto. Tu voz suena a perfecto. Tu forma de tocar y de besar. Tus labios mojados. Tu saliva en mí es perfecto. Mis manos en tus muslos es perfecto. Sólo yo lo estropeo. Mi incapacidad para decirte nada. Mi inoportuna timidez. Me gustaría decirte todo lo que me gustaría todo contigo, pero no puedo. Tus brazos es perfecto. Cuando hueles a hamburguesa es perfecto. Tu espontaneidad es perfecto. Tu coche es perfecto cuando estás dentro. Mi what's up es perfecto cuando estoy hablando contigo. Cuando lo miro y siento que te miro a ti aunque no estemos hablando. Mi móvil es perfecto ahora que tiene tus fotos. Toda tú es lo perfecto. Pero era mucho pedir. Me conformo con poder verte de lejos. Me conformo con poder ver tu espalda alejándose. Me conformo con haber disfrutado de tus tibias, tus pies y tus gemelos por debajo de la mesa. Me conformo con toda tú, aunque sea desde fuera de tu vida.

No hay comentarios: