miércoles, 3 de diciembre de 2014

Cómo te sientes III.

Como un chicle masticado.
Como ese mismo chicle pegado debajo de la mesa.
Como un mosquito empotrado contra el cristal.
Como una pieza perdida del puzle.
Como un gato tras una puerta cerrada.
Como el felpudo de bienvenida.
Como el acompañante del conductor del coche fúnebre.
Como una moneda de un céntimo.
Como el Ecce Homo restaurado.
Como un intervalo abierto.
Sin ganas de más.

No hay comentarios: