sábado, 18 de octubre de 2014

Últimamente X.

Últimamente le rondaba una idea: ¿era incapaz de atarse a alguien? ¿Ni siqiera cuando ese alguien le gustase? Aspiró el perfumado humo a través de la larga tubería de la cachimba. Algo tenía que ocurrir siempre que encontraba a una persona que le gustase, que le hacía perder las ganas. Joder, qué mierdas pasaba en su cerebro y qué mierdas le pasaba a la otra persona. Si no era por él, era por ella, pero siempre acababa sin poder empezar algo serio. Soltó una densa y blanquecina nube de vapor mientras rumiaba sus pensamientos. ¿Podría algún día de alguna semana de algún mes de algún año de algún lustro de alguna década de su vida dar con la respuesta, y lo que era más difícil, con la solución?
Dejó que Bullion le inundase los sentidos y, aunque no le ayudase a llegar a la conclusión acertada, le llenase de emociones que le sacasen de su espiral infinita de indecisión.
Pasase lo que pasase, siempre que escuchase esa canción le recordaría a ella. Por lo menos eso sí permanecería.

No hay comentarios: