domingo, 7 de abril de 2013

Marivampiros, Diablerie y esas cosas.

Vampiros metrosexuales. Vampiros atormentados con ojeras y labios pintados de rojísimo. !¿Vampiros que brillan con el sol?!  No podía permitirlo más. Se enfundó en su capa negra. Sonrió, o eso parecía, dejando que la no luz le deslumbrase los colmillos y salió de su cripta. Esta noche iba a cenar... Marivampiros.

2 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Son tan almibarados y tan dulzones que seguro que empalagan. Pero al menos la muerte habrá sido merecida.

Vecu dijo...

Hombre revenido, tus comentarios siempre son recibidos como los del sabio de la montaña. Seguro que empalagan, como una palmera glaseada, pero sabe bien.