sábado, 2 de junio de 2012

¿Una torrija?

Mientras el camarero limpiaba el fondo de un vaso con su viejo trapo, veía cómo aquel duque, o marqués o conde o cualesquiera que fuesen los títulos de ese remilgado borracho, caía entonando un golpe sordo.
Sin inmutarse, el camarero extrajo su conclusión axiomática: una torrija siempre hacía el mismo ruido al caer al suelo, fuese de la clase que fuese.

No hay comentarios: