jueves, 17 de febrero de 2011

De cuando en cuando

De cuando en cuando no pienso en ti.
Me abarcas y me gusta.
Me gusta que la pasta de dientes ya no dure tres meses.
Que dure sólo uno y medio.
Que cuando me gire en la cama me choque contigo.
Que las sábanas no me queden grandes.
Me sobra el mundo. Y me sobra el espacio que no ocupas.
Quiero que seas tú quien me obstruya las venas.
Que no me regales rosas ni palabras.
Que me regales tu cuerpo.
Quiero las dos mitades de debajo de tu espalda.
Quiero cuarto y mitad de los cuatro tercios de ti.
Rebobinar tu cara una y mil veces recién despertada.
No me sueltes la mano.

4 comentarios:

Lasa dijo...

muy bonico, si señor...

¡a mi me pasa lo mismo!





contigo! jejejeje

Rudo Curtir dijo...

Me ha gustado mucho.

Lasa dijo...

Es que al chico a veces le da por el sentimentalismo... Y no se le da mal, no...

Vecu dijo...

Rudo Curtir, malegro que te haya gustado.

Lasa... ¿conmigo?