miércoles, 12 de noviembre de 2008

Duelo



Capítulo I.
Un encuentro casual.
Un halago desafortunado con ella.
Un desafío, un duelo, una cita.

Capítulo II.
Tres estocadas le dio para desbravecerle.
Con la primera intentó desarmarle.
Con la segunda lo consiguió.

Y con la tercera escribió una advertencia eterna en su pecho.

Capítulo III.
Rencor por la humillación.
La Providencia le dio una segunda oportunidad.
Gracias Providencia.
Un engaño, una trampa.

Un alma fría.

Conmoción por la ingenuidad.
Una traición, una estocada envenenada.

Capítulo IV.
Alma vendida.
Baño de sangre.

Río de lágrimas.
Un alma en vano vengada y un alma ensombrecida.

Triste cadáver empapado en llanto.
Impasible abandono de la pareja rota.

Huída con la ardiente advertencia marcada en el pecho.
Sabor agrio de la venganza.

4 comentarios:

lasa dijo...

Vecu, ya te lo dije cuando me lo mandaste y te lo vuelvo a decir: ¡¡El mejor microrrelato que tenemos escrito, sin lugar a dudas!!

Voy a ponerme con el de la soberbia, a ver si lo meto a concurso.

Siento que este comentario no sea de alguien ajeno a nosotros dos, pero tiempo al tiempo.

Hasta luego!

Vecu dijo...

Jaja, maldito seas!! Te odiaría si no fuera porque ya lo he intentado y no funciona xD. Ponle una imagen, que las eliges bien, yo no tiendo a encontrar buenas imágenes. Llámame mañana tras comer lo que haiga que no creo que me eche la siestida.

Vecu dijo...

Por ciertido, que sea tuyo no implica que sea menos apreciado, majadero, xDD.

lasa dijo...

Espero que te gusten las fotos!!

La primera es una que pega más con respecto a lo que tu pensabas al escribir.

La segunda, fue la versión moderna que yo interpreté.

Sobre la tercera... símplemente me la he encontrado, y he pensado: "Why not?"